16/06/2017

Ofrecer retribución flexible es cada vez más fácil

Optar por ofrecer beneficios a los empleados en forma de salario en especie resulta cada vez más habitual, dado que esta modalidad proporciona importantes ventajas a cada trabajador. Pero, más allá de ellas, ¿cuál es la razón por la que se ha convertido en una tendencia cada vez más seguida? La respuesta más obvia es muy clara: cada vez resulta más sencillo ofrecer beneficios mediante la modalidad de retribución flexible.

Retribución flexible sí, gracias a…

 

Mejoras tecnológicas

La evolución tecnológica que se ha vivido en la sociedad se ha reflejado en cada una de las prácticas empresariales, y claro está, en el modo de poner en marcha un programa de retribución flexible en el que parte del salario corresponde a beneficios para el trabajador.

En la actualidad, cualquier empresa puede apostar por ofrecer a sus empleados servicios como la tarjeta restaurante o el cheque guardería de un modo sencillo y directo. En este caso, los trabajadores podrán utilizar dichos servicios con facilidad y sin problemas (por ejemplo, la tarjeta restaurante solo ha de ser recargada con la cantidad estipulada), mientras que la empresa, por su parte, tampoco encontrará dificultades de gestión ni administrativas. Es más, podrá controlar el gasto de un modo totalmente informatizado, de manera que no tenga quebraderos de cabeza en el momento de la contabilidad.

Las mejoras tecnológicas también se ven reflejadas en los canales de comunicación. Las redes sociales, especialmente las internas de cada empresa, así como las continuas publicaciones en Internet, han hecho posible que los mensajes calen en mayor medida en los trabajadores, quienes, a fin de cuentas, son los más beneficiados. No en vano, la comunicación de cualquier medida que tome o proponga la empresa siempre será clave para que sea aceptada en la plantilla de un modo positivo.

 

Ventajas fiscales

Otro de los motivos por los que es sencilla la opción de la retribución flexible se circunscribe a las ventajas fiscales. La legislación no solo delimita perfectamente en qué consiste, sino que además proporciona una situación de ventaja a los empleados. Estos podrán elegir qué parte de su salario lo obtienen como retribución flexible (hasta un máximo del 30%), los cuales no tendrán cargas fiscales, ya que estarán exentos del IRPF. Así, por tanto, aumentará su poder adquisitivo.

Mayor calidad de vida

Las motivaciones de los empleados han cambiado. Ya no solo les interesa un sueldo alto. El “vivir para trabajar” parece una filosofía en desuso y las personas tratan de tener un día a día lo más cómodo posible. Por esta razón, resulta mucho más sencilla la implantación de un programa de retribución flexible, ya que beneficios como la formación, los seguros médicos, la tarjeta de transporte o los cheques guardería se convierten en pilares de esa calidad de vida a la que aspiran los trabajadores.

A su vez, esta motivación provoca un aumento de la productividad, de la que saldrá beneficiada la propia empresa y, claro está, el empleado. A fin de cuentas, la buena marcha del negocio repercute en todos los miembros del equipo. El trabajador, además, sentirá su utilidad y siempre tenderá a realizarse como profesional.

En definitiva, una tendencia cada vez más en boga como es la retribución flexible (o el salario en especie) encuentra facilidades gracias a que cada vez hay más elementos positivos que potencian su éxito.

 

Contacto