Beneficios sociales o retribución flexible: ¿Cuál eliges?

¿Te gustaría ver cómo aumenta la motivación de tu plantilla? Una fórmula que se ha demostrado muy efectiva es apostar por la calidad de vida de las personas en su lugar de trabajo. ¿Cómo? Proporcionándoles soluciones que cubran sus necesidades del día a día, como son el pago de la comida diaria, el transporte, la guardería o su formación.

Este tipo de servicios se pueden incluir dentro de un plan de beneficios sociales o bien formar parte de un paquete de retribución flexible. En este post explicábamos las diferencias entre las dos modalidades.

Ventajas de la Retribución Flexible y los Beneficios Sociales

Es posible escoger una u otra en función de la cultura retributiva de la empresa y de su capacidad económica, pero en cualquiera de los dos casos sus ventajas son notables tanto para la empresa como para los empleados.

Dos formas de mejorar los sueldos sin que se dispare el gasto salarial

Si se proporcionan como beneficios sociales, estos forman parte del paquete retributivo de toda la plantilla o de toda una categoría por igual. El coste para la empresa incluirá, por tanto, el importe del servicio, más un 23,6 % como cotización a la seguridad social, y los gastos de gestión del propio servicio. Puedes ver un ejemplo práctico de esta modalidad aquí.

En la modalidad de retribución flexible, el empleado tiene la posibilidad de destinar hasta el 30 % de su salario a este tipo de servicios. Al contar con exención fiscal en el IRPF, los empleados ven crecer su poder adquisitivo sin que la empresa tenga que aumentar la masa salarial. Por tanto, los costes de poner en marcha un plan de retribución flexible solo son los relacionados con la gestión.

Un sí al compromiso y a la retención del talento

Cualquiera de las dos opciones consigue un aumento de la retribución neta y una mejora del compromiso, además de apoyar el equilibrio personal con servicios que les facilitan la vida. Un aumento de la productividad es la variable resultante de estas políticas. Recomendar una u otra posibilidad dependerá de la cultura corporativa de la empresa:

  • Los beneficios sociales son la forma más inteligente de ayudar a los empleados a mejorar su vida con servicios que se dirigen a sus necesidades reales.
  • La retribución flexible es la fórmula para pagar mejor cuando no se puede pagar más. Los empleados aumentan su poder adquisitivo con el mismo salario bruto, mediante servicios que utilizan a diario.

Se elija la fórmula que se elija, las nuevas tecnologías y las plataformas actuales ofrecen un buen número de soluciones adaptadas a todo tipo de empresas y necesidades, que además permiten la personalización y una gestión mucho más ágil y cómoda de estos servicios.

Las empresas son cada vez más conscientes de que para atraer y fidelizar a los mejores profesionales deben ofrecer un enfoque de compensación total que vaya más allá de la simple remuneración monetaria. Tanto los beneficios sociales como la retribución flexible son pasos seguros en esa dirección, y hoy en día es más fácil que nunca ponerlos en marcha. ¿A qué esperas para aplicar la modalidad que más te conviene?

5 consejos para que tu equipo lleve una dieta saludable esta primavera

Blog

03.05.2018

5 consejos para que tu equipo lleve una dieta saludable esta primavera

Uno de los motivos por los que los profesionales demandan más conciliación en sus empresas es que muchos desean llevar un estilo de vida saludable. Por eso valoran cada vez más a las empresas que les facilitan compaginar con el trabajo la práctica del deporte y cultivar hábitos saludables. Cómo promover una alimentación saludable en primavera Una alimentación sana es una de esas tendencias a las que cada día más…
Your browser is out-of-date!

Update your browser to view this website correctly. Update my browser now

×